Masters Of Color

GASTOS DE ENVÍO GRATIS

EDICIÓN DE COLECCIONISTA*
MASTERS OF COLOR*

*Las dos grandes ediciones facsímiles del color

Edición artística limitada de 999 ejemplares, numerados y firmados:
DOS LIBROS FACSÍMILES que reproducen los originales:
“La Nomenclatura del color de Werner” de Patrick Syme (1821)
Atlas del sistema de colores Munsell (1915)

Cada libro encuadernado a mano en pergamino natural.
Y un libro con textos en español e inglés de artistas de renombre del mundo del arte, diseñadores gráficos, creativos publicitarios, expertos en color…

Hoy 120 Euros/ Después 180 Euros

*Gastos de envío incluidos. Sólo 250 ejemplares disponibles para clientes del mercado español.
Preventa: 8 semanas desde la recepción del pedido

Cantidad

MASTERS OF COLOR - EDICIÓN DE COLECCIONISTA

Patrick Syme - Munsell

Atlas del sistema de color Munsell (1915)

El “Atlas del sistema de color Munsell” es una publicación de referencia que ofrece una representación visual completa del espacio de color Munsell. El sistema de color Munsell, desarrollado por Albert H. Munsell a finales del siglo XIX y principios del XX, es un modelo de color que organiza los colores basándose en tres dimensiones: tono, valor (luminosidad) y croma (intensidad del color).

El sistema de color Munsell se utiliza ampliamente en diversos campos, como el arte, el diseño y ciencias como la geología, donde es importante una comunicación precisa del color. La notación de colores Munsell utiliza una combinación de números y letras para describir los colores de forma estandarizada y precisa.

El “Atlas del sistema de colores Munsell” suele contener una serie de muestras de color organizadas en un espacio de color tridimensional según las coordenadas Munsell. Permite a los usuarios comprender visualmente cómo cambian los colores a lo largo de los ejes de tono, valor y croma. Este atlas es una valiosa herramienta para los profesionales que necesitan trabajar con colores de forma coherente y precisa.

El sistema de colores Munsell representa uno de los fundamentos en el área de la iluminación, y del mismo modo es un recurso auxiliar en muchas otras disciplinas. Por poner un ejemplo de la utilidad y relevancia del sistema, gracias a las aportaciones de Albert Munsell, un siglo después, con la ayuda del Munsell Color Laboratories de Rochester (Nueva York), dos astrónomos, Karl Glazebrook e Ivan Baldry, de la Universidad Hopkins de Baltimore, descubrieron el color del universo, un beige rosado, tras estudiar la luz emitida por unas 200.000 galaxias. Al principio, ambos investigadores pensaron que se habían encontrado con un tono turquesa, pero, como declaró posteriormente Glazebrook, “no hay errores en la ciencia, pero sí en la percepción”.

La nomenclatura de los colores de Werner”, de Patrick Syme (1821)

Werner’s Nomenclature of Colours” de Patrick Syme es un libro que amplió y popularizó la obra original del geólogo alemán Abraham Gottlob Werner quien, en su libro de 1774, “Tratado sobre los caracteres externos de los fósiles” (traducido al inglés en 1805), desarrolló una nomenclatura de colores para ofrecer un estándar con el que describir las características visuales de los minerales. Claramente prendado de la idea, unas tres décadas más tarde el pintor de flores escocés Patrick Syme modificó y amplió el sistema de Werner. Además del referente mineral, Syme añadió a cada uno de los colores de Werner un ejemplo del reino animal y vegetal, así como una mancha de color real en la página para acompañar a las palabras. Mientras que a Werner le bastaban 79 tonos para su propósito geológico, ahora abierto a otros ámbitos de la naturaleza, Syme añadió 31 colores más para llegar a un total de 110.

La contribución de Syme al libro fue significativa porque proporcionó ilustraciones en color precisas y detalladas que dieron vida a las descripciones en color de Werner. El libro se publicó en 1814 con el título “Werner’s Nomenclature of Colours, with Additions, Arranged So As As Render It Highly Useful to the Arts and Sciences, Particularly Zoology, Botany, Chemistry, Mineralogy, and Morbid Anatomy; Annexed to Which Are Examples Selected from Well-Known Objects in the Animal, Vegetable, and Mineral Kingdoms”.

Esta versión del libro incluía láminas en color con muestras y descripciones que relacionaban colores específicos con objetos del mundo natural, lo que facilitaba la comprensión y el uso de la nomenclatura cromática en el trabajo. Era especialmente útil para artistas, científicos y naturalistas que necesitaban describir y documentar los colores con precisión.

Con las nuevas categorías de referencia de Syme ha nacido todo un mundo nuevo de relaciones entre aspectos dispares de la naturaleza, encuentros dictados únicamente por el color. Por ejemplo, para el “blanco de la leche desnatada” tenemos el blanco de los globos oculares humanos (animal), el reverso de los pétalos de la hepática azul (vegetal) y el ópalo común (mineral); se conjuran cuadros monocromos maravillosamente extraños: sobre un cultivo de calamina un lecho de paja en el que se sienta un oso polar; o el estilo de un lirio naranja incrustado de topacio brasileño y los ojos de la mayor mosca de la carne.

La confianza de Syme en las referencias oscuras al mundo natural procedía de la obsesión de la época por las taxonomías, una línea desarrollada desde Carl Linnaeus hasta Charles Darwin (que hizo uso de la Nomenclatura de Werner en el Beagle). Estas personas solían apoyarse en una red de coleccionistas y exploradores, obsesionados por ordenar y categorizar, por localizar mariposas y disecar pájaros. En la era de la reproducción digital masiva, el color es más difícil que nunca. Por quizá sea más fácil recurrir al Pantone que a Abraham Gottlob Werner.

La guía fue especialmente influyente durante el siglo XIX y tuvo repercusiones en diversas disciplinas, como el arte, la botánica, la zoología y la geología. Permitía describir los colores con precisión y facilitaba el intercambio de información y conocimientos sobre el mundo natural.

Este espectacular libro consiguió que la Nomenclatura de los colores de Werner fuera ampliamente reconocida y utilizada en diversos campos científicos y artísticos. El libro desempeñó un papel importante en la estandarización de las descripciones de los colores y en la promoción de una comunicación coherente sobre los colores en distintas disciplinas.

Este esquema de colores fue utilizado por los naturalistas en el siglo XIX. Charles Darwin lo utilizó en sus observaciones científicas realizadas durante el viaje del Beagle. Darwin utilizó un ejemplar de este libro para identificar y registrar los colores de los especímenes de forma clara y permanente, ya que con el tiempo los colores de los ojos de los peces o las aves se desvanecían o se perdían debido a los conservantes. Algunos ejemplos de ello figuran en sus Diarios del Beagle de 1835 como el “amarillo prímula”, color que Syme da en las páginas 38 y 64.

Cada edición contiene

*Dos libros

Dos ediciones facsímiles que reproducen los originales:

*Munsell’s Atlas of Color
*Werner’s Nomenclature of Colours” de Patrick Syme (1821)

Cada libro está encuadernado a mano en pergamino natural.

*Libro

Y un libro sobre las dos obras con textos en inglés de artistas de renombre del mundo del arte, diseñadores gráficos, creativos publicitarios, expertos en color…

*Estuche

Un estuche de edición numerada.